Plaza Pedro Romero Nº 1, Coria del Río

Niños y bebés: del catarro a la bronquitis

Niños y bebés: del catarro a la bronquitis

Niños y bebés: del catarro a la bronquitis

La estrechez de las vías respiratorias de los niños pequeños y los bebés los hace más propensos a sufrir una inflamación de los bronquios.
La causa principal suele ser, la complicación de un resfriado común o de una gripe , dando como resultado la inflamación de las vías respiratorias con aparición de moco más viscoso. Los bebés y niños corren mayor riesgo de padecer una bronquitis aguda si sus padres fuman o si tienen una enfermedad cardíaca o pulmonar subyacente.
Los síntomas de la bronquitis leve son parecidos a los de un resfriado común: tos moderada, poca fiebre y buen estado de ánimo. Sin embargo, la bronquitis pasa a ser aguda cuando la tos, es constante, seca e irritante, la fiebre es alta y el bebé se muestra inapetente.

Síntomas

  • Tos constante que empeora a los diez días y, sobre todo, por la noche.
  • La tos va acompañada de moco. Los niños y bebés tiene dificultad para escupirlo y se lo tragan, lo que empeora la situación. Su duración suele variar entre seis y ocho semanas.
  • Dificultad respiratoria y sibilancias.
  • Sensación de «ronroneo» en el pecho.
  • Malestar general.
  • Fiebre ligera.
  • Dolor en el pecho y sensación de opresión en el tórax.

Tratamiento

Ante un caso de bronquitis hay que acudir siempre al médico. En la bronquitis aguda será el médico  quien determine el tratamiento más adecuado a seguir. Es importante:

  • Beber mucho líquido para fluidificar las flemas.
  • Ultilizar humidificador.
  • Seguir siempre las indicaciones del médico.
  • Descansar.
  • No fumar cerca del niño.